jueves, julio 31, 2008

Días de silencio


A pesar de haber pasado por muchas situaciones dolorosas al nacer un niño con discapacidad, la hospitalización de un hijo sea por la razon que sea nunca es facil. Por estos días hemos sentido muy de cerca por lo que estan pasando nuestros amigos mamaterapeuta, papaterapeuta y Ro. Aflora entonces la compasión y la empatía. Entre padres de hijos discapacitados hay un lenguaje en comun, y una situación como esta hace que volvamos inevitablemente al pasado, a revivir penas mas antiguas y miedos. Por mas que uno dé por superadas ciertas cosas y vaya por la vida sonriente, hay fantasmas que estan siempre ahi, inevitables.
Nuestros pensamientos y energía estan ahi, deseando lo mejos para Ro. Que solo sea un buen susto, y que vuelva todo lo mas pronto posible a la normalidad.

4 comentarios:

Fabi dijo...

Me pasa lo mismo...
Toda mi histria con Valen pasó ante mi esta noche...
Todo va a estar bien!
Besos para ustedes!!!!
Fabi

Mamá de Naranjito dijo...

Tienes mucha razón, nos ha dado duro, pues inevitablemnte uno hace recuerdos que no son gratos, sabemos por los que estan pasando y los entendemos de todo corazon, ojala pase pronto este trago amargo y vuelva todo a la normalidad luego.

Como estan Bruno y Renato?

Cariños
Irene

María Eliana dijo...

Me alegra enormemente encontrar un espacio común a la increíble experiencia de tener un Hijo discapacitado. He leído con mucha emoción y orgullo algunas de sus historias y cometarios. Somos privilegiados y se nota en cada palabra y sentimiento.
Quiesiera unirme a ustedes...mi Maite ya tiene 7 años y, aunque no pueda negar los dolores y dificultades, cada día me enorgullece más su hermosura, su sentido del humor, su amor profundo y perfecto. Sólo siento la gran responsabilidad de ser la mamá que ella merece...y de buscar el lugar más amable y generoso para apoyarla en la búsqueda de un sentido de vida justo y digno.


María Eliana

Bruno-sol dijo...

Maria Eliana , bienvenidaa este grupo de mamás blogeras...un abrazo.
Pilar