jueves, diciembre 04, 2008

La poca paciencia

Hoy al caminar desde el estacionamiento a la oficina , en una luz roja esperando cruzar había una mamá con su hija de unos 6 años, a las que todas las mañanas veo siempre en el mismo lugar. La hija hizo una pregunta a su mamá, de esas que hacen los niños. La mamá contestó de manera bastante violenta y enojada algo así como “¡¡¡no me preguntes nada a esta hora en la mañana!!!”. La niña se calló de forma inmediata. Se me apretó el estomago. Y pensé, que yo daría mi vida por escuchar a Bruno hacerme una pregunta. Casi la paro para decirle,”hey..mi hijo tiene 4 años, con PC, no puede hablar. Disfruta a concho a tu hija, sus palabras, todo!!” .Pero no me animé, quien sabe como hubiera sido su reacción….

4 comentarios:

Mami dijo...

:D Te comprendo... a mi me ha pasado en varias ocasiones y cuando les menciono:"Agradezca que habla, que camina, que juega... disfrútelo, hay muchos niños que no lo pueden hacer...." Si vieras como les cambia la cara...
A veces vemos las cosas tan superficiales que no recapacitamos que es una bendición...
Un abrazo ...

Mamá Terapeuta dijo...

Uy, tal vez es el post más corto que has escrito pero me encantó. Cuántas veces no sentimos eso, cuántas veces no quedamos atónitas al escuchar papás reclamando que sus hijos los aburren de tanto hablarle, que lo preguntan todo... Y justamente, que no daría porque nos dijeran hola! Y si me transmite todo el día, mejor!

Me encantó el post, muy honesto, real y concreto.

Si le hubieras dicho algo, probablmemente solo habrías recibido un 'pobreciiiita' jajaja.

mi campeona dijo...

sabes a mí lo que me recuerda. una vez que comenté en un parque a una madre que mi niña estaba asistiendo (con 8 mese) a estimulación y me dijo....huy, pues no darán algo para desestimular, pues el mio está como un terremoto, yo queria morirme, me sentí tan desdichada, como si realmente ella me hubiese recordado la gran diferencia...
muy bonito post

Claudia Patricia dijo...

A mi tambien me pasa con frecuencia, todas las mañanas en el bus veo un papa que mientras viajan ve por la ventana mientras su niña le habla, no la mira, no le presta atencion, y yo la miro y le mando sonrisas, se me arruga el corazon, luego pienso que en medio de todo mi Mari es afortunada por que sus papis le valoran hasta el paso de la saliba, el que respire sin ayuda, tratamos de decifrar cualquier gesto. MT tiene razon, a veces cuando se me sale algo, siempre recibo un "pobrecita" jajaja. Un abrazo para tu Sol